¿Dios habla hoy? ¡Sí!

Obviamente Dios hablaba durante los tiempos de la Biblia. Jehová tenía profetas como Moisés e Isaías y apóstoles como Pablo y Pedro por los cuales el Espíritu Santo habló a su pueblo. Pero, ¿Habla Dios en una manera hoy? Quiero decir al principio que la respuesta de esta pregunta es sí. Dios habla hoy.

Si el hombre va a acercar a Dios, Dios tiene que revelarse. En 1Co. 2:11 y 16, Pablo dice que nadie puede conocer los pensamientos de otro hombre a menos los revele. Usted no puede conocer lo que creo o lo que pienso a menos que yo se lo diga o se lo escriba. En la misma manera, Pablo dice que nadie puede conocer los pensamientos de Dios, pero nosotros por revelación, tenemos la mente de Cristo. Entonces podemos saber que debemos hacer para placer a Dios y para ser salvos.

Dios no ha rechazado su pueblo y todavía quiere ser conocido hoy por todos. Entonces, por supuesto Dios habla hoy, pero la pregunta real es ¿cómo habla Dios hoy? A esta pregunta, personas ofrecen muchas respuestas e ideas diferentes. Se dice que hoy en día Dios habla por los sueños o por los sentimientos. Algunos aun dicen que son inspirados por el Espíritu Santo. Pero, ¿qué dice la Biblia?

¿Cómo habló Dios en el pasado?

Hoy, a veces, damos la Biblia por descontado. Hoy en día, la Biblia es fácil de conseguir. Casi cada persona hoy tiene una Biblia. Aun una persona que no cree en la inspiración de la Biblia usualmente tiene una copia. Para nosotros, si no tenemos una Biblia, es fácil encontrar una por gratis o no cuesta mucho para comprar una.

No era así en el tiempo de los apóstoles. En general, libros eran muy caros. La primera impresora de algún tipo no fue inventada hasta AD 1455 por Gutenberg. Pero antes de esto, los libros eran escritos por mano, palabra tras palabra. ¡Imagínese cuanto tiempo tomaría para escribir toda la Biblia por mano!

Aparte del costo, por varios años después del principio de la iglesia de Dios, el Nuevo Testamento no existía. Mientras Pablo escribía sus cartas a los corintios o los filipenses etc., los libros que nosotros llamamos el Nuevo Testamento eran escritos y reunidos, y este procesono fue cumplido hasta más o menos 70 años después de la muerte de Jesús.

Entonces, durante este tiempo, cuando una persona quería saber que dijo Jesús sobre un asunto, no podía simplemente leer Mateo, Marcos, Lucas, o Juan. O, cuando un cristiano quería saber en cuál manera debía adorar a Dios, no podía buscar todas las escrituras que tenemos ahora.

Si Dios tiene que revelarse para que el hombre pueda conocerlo (1Co. 2:11, 16), ¿cómo le conocía los Cristianos en el primer siglo sin la Biblia? La Biblia habla de dones espirituales milagrosos dados al hombre para que Dios le revele.

Por ejemplo, en 1Co. 12:8-10, tenemos una lista de algunos de estos dones. La mayoría habla sobre revelación especial o sobrenatural: palabras de sabiduría, de conocimiento, de fe, profecía, el discernimiento de espíritus, las lenguas (lenguajes). Entones, por las palabras de los apóstoles y por estos dones espirituales, los cristianos primitivos podían conocer a Dios y su voluntad para ellos.

De lo que leímos en la Biblia, Dios le dio poder milagroso al hombre por dos propósitos: para revelar y para confirmar.

  • Para revelar – Dios usaba muchos de los dones espirituales milagrosos para revelarle su voluntad al hombre. Eran necesarios cuando los libros de la Biblia no habían sido escritos. Jesús comentó a sus apóstoles que el Espíritu iba a venir para darles sus palabras (Mt. 10:16-20). Luego más tarde, Pablo dijo que las cosas que habló y que escribió, eran inspiradas (1Tes. 2:13; Efe. 3:3-5).
  • Para confirmar – También, Dios usaba los dones espirituales para confirmar la palabra dicha. Cuando una persona vino y dijo que hablaba por inspiración de Dios, ¿cómo se podía saber era la verdad? Si el hombre fuera de Dios, haría un milagro para confirmar el origen de sus palabras. Leímos en el informe de Marco que Jesús prometió los dones espirituales y que los milagros confirmaba las palabras de ellos (Mar. 16:14-18, 20). Aun en el Nuevo Testamento escrito, los milagros servían como confirmación de la palabra escrita (Ju. 20:30-31). Si un extranjero le dijera a usted que hablara con Dios, ¿le creería fácilmente? ¿Le creería más si él tuviera el poder de resucitar los muertos?

¿Cómo habla Dios hoy?

Los milagros y la revelación especial eran muy útiles, muy necesarios, para llenar el espacio mientras no había la Biblia. Cuando la Biblia fue terminada, la necesidad de estos dones espirituales también terminó. La Biblia en sí habló sobre un tiempo cuando revelación especial terminara (1Co. 13:8). ¿Cuándo fue este tiempo? El contexto nos da la respuesta (1Co. 13:8-13).

Aquí Pablo les llama los dones espirituales como cosas que eran solamente una parte de algo más, y dice que cuando venga el perfecto (el completo), lo incompleto (es decir lo en parte) sea echado.

Tiene razón, ¿sí? Si tiene una herramienta que solamente hace un medio del trabajo que quiere hacer y más tarde compra otra herramienta que hace todo el trabajo, ¿qué pasa con la herramienta vieja? ¿Todavía la usa si el nuevo es mejor y competo? Puede usar la herramienta vieja. Podría usarla, pero la pregunta es ¿por qué? Sí tiene una herramienta perfecta, ¿dónde hay la necesidad de usar la herramienta que solamente hizo la mitad del trabajo?

¿Tiene Dios el poder de usar milagros después de venir el perfecto? Por supuesto. Dios es el poderoso y puede hacer alguna cosa que quiere, pero la pregunta es otra vez, ¿por qué usaría milagros entre los hombres si ya tuviera su herramienta perfecta y no necesitara la vieja?

Pablo usa la ilustración de un niño creciendo en v. 11. Cuando se hace mayor, se deja las cosas de niño. Cuando yo era niño, se sentaba en una sillita alta, pero cuando me hice mayor, dejé mi sillita (cosas de niño). Su propósito había sido cumplido y ya no había necesidad para la. Como adulto, ¿podría sentarme en silla alta, si quisiera? Me supongo que pueda. Pero otra vez ¿por qué? No la necesito más. ¿Podría usar Dios los milagros hombre aun después de tener el perfecto si todavía quisiera? Él tiene el poder, pero Pablo los describe como algo para niños. Con el perfecto, los hombres no los necesitarían.

En v. 12, Pablo dice que en su situación actual, ellos veían veladamente y solamente conocían en parte, pero en el futuro, hubiera un tiempo cuando vieran claro, cara a cara, y conocieran plenamente. En el primer siglo los espejos no eran como los de nosotros. Eran más como un pedazo de metal brillante. Podía ver la cara, pero la imagen no estaba clara. Pablo dijo que veían como si vieran por un espejo, pero más tarde, con el perfecto, miraran cara a cara.
Antes de casarse, mi esposa y yo pasábamos mucho tiempo hablando por teléfono porque vivíamos en estados diferentes. Obviamente hablar por teléfono era algo que disfrutábamos, pero cuando teníamos oportunidades de visitar, nunca le dijo, “Un momento. Quiero hablar contigo – voy a llamarte por teléfono.” El teléfono nos servía, pero cuando estábamos juntos, cara a cara, teníamos algo perfecto.

Dios usaba milagros como una herramienta para revelar y confirmar, pero como una herramienta solamente era “en parte”; solamente hacía una parte del trabajo. Entonces cuando el perfecto vino (algo completo con respecto a revelación), lo incompleto se acabó. Dios no dio dones espirituales o revelación especial más.

Entonces, la pregunta crítica es ¿qué es el perfecto? ¿Qué es perfecto y completo con respecto a revelación? Ahora, tenemos algo que no tenían los cristianos primitivos: la Biblia completa. 2Ti. 3:16-17 dice que las escrituras son competas y que dan revelación que hará el hombre de Dios completo y equipado para toda buena obra. En Efe. 3:3-4, Pablo dice que por su carta podemos entender todo que él entiende sobre el misterio de Cristo. Judas 3 dice que la fe era revelado una vez para siempre.

La Biblia es completo. Según la palabra de Dios, en nuestras manos tenemos la plenitud de revelación, el perfecto. Ahora Dios tiene su herramienta perfecta. Entonces, ¿qué hace él con lo que es en parte?

Algunas personas creen que Dios nos habla hoy por medio de profetas, por otros libros recientes, por sueños y sentimientos, etc. Pero necesitamos preguntar, si tenemos la Biblia ¿qué necesitamos más? ¿Qué falta la Biblia?

Necesitamos tener cuidado cuando una persona dice que tiene algo más que la Biblia: un libro extra que tenemos que leer para salvarse o un profeta para oír para saber la revelación de Dios.

Entendamos y apreciemos la bendición que tenemos en la Biblia; es la revelación completa de Dios. Y, leamos la Biblia y escuchemos la voz de Dios. ¿Dios habla hoy? ¡Sí! Habla por su palabra escrita. Pues, en la Biblia, “nosotros tenemos la mente de Cristo” (1Co. 2:16).

–David Raif
david.raif@serdeCristo.com

Publicado en Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *